Mis escritos, mis dibujos, mis fotografías; autores y textos que me gustan; algo de música y videos... aquí en mi página. (Si deseas acceder a la mayor biblioteca virtual existente en español, pincha en el enlace que aparece más abajo.)

domingo, 14 de octubre de 2012

La pluma: Desmitificando la Historia

 
México y la hispanidad
 
 
EL termino Hispanidad designa al conjunto de pueblos de lengua y cultura hispánicas. México (antigua Nueva España) es el centro de la Hispanidad. Hoy por hoy, es la única nación con capacidad de encumbrarse y de dirigir al resto de las naciones hispánicas. La Madre Patria, atrapada en el cebo de la Unión Europea, es una nación decadente en la que la democracia y los militantes de la izquierda han hecho estragos convirtiéndola en la cloaca de Europa, tanto como no es menos cierto que México es, por ahora, el patio trasero de Estados Unidos.

Como americano, ser hispanista no es desdeñar la riqueza cultural de las etnias precolombinas, es reconocer el hecho cierto de que nuestra cultura es predominantemente de cuño ibérico. En esta tierra hay países de población mayoritariamente indígena como Perú y Bolivia, países de población predominantemente mestiza como México, países con importantes nucleos de población africana como Cuba y la República Dominicana, y, países de población predominantemente europea como Uruguay y Argentina, todos unidos por el mismo idioma, la misma fe y una herencia común: la que dejaron conquistadores, evangelizadores y colonizadores.

Como mexicanos, reconocer nuestro legado europeo es el primer paso para comprender nuestras conflictivas relaciones con nuestros vecinos del norte. Es preciso saber que la enemistad de siglos entre Inglaterra y España fue trasladada a nuestro continente en las personas de los puritanos y colonos ingleses y en la de los conquistadores españoles, de los cuales somos, en parte, descendientes. España perdió su hegemonía ante Inglaterra, nosotros no alcanzamos la nuestra debido al actuar hábil de los hijos de la Pérfida Albión *.

Repudiar la conquista (siendo que sin ella no existiríamos) es una actitud neurótica. Los enemigos de lo hispánico, por otra parte, exhiben una notable falta de lógica. Si «los españoles», dicen, «nos conquistaron», por tanto, somos indios… Más luego prosiguen: «los españoles exterminaron a los indios», de donde se deduce, si los exterminaron, que los mexicanos no son indios; deben ser por fuerza españoles, cosas ambas que no casan con la realidad. Los españoles no nos conquistaron a nosotros, conquistaron a la casi totalidad de los pueblos indígenas de América, aliados con otros indígenas, unos y otros son nuestros ancestros. El criollo y el indio puro, a su vez, son culturalmente mestizos.

¿A quiénes conviene esa neurosis, ese odio al español arrogante y conquistador y ese desprecio al indio bárbaro e incivilizado? Obviamente a los anglo-americanos. Los españoles no eran hermanitas de la caridad, eso hay que tenerlo bien claro, mas los indios tampoco eran blancas palomas, así y todo es de admirarse la soberbia de unos y el estoicismo de otros (cualidades que bien deberíamos procurar adquirir).

Aceptar, serenamente, las luces y sombras (sombras terribles) del mundo indígena, tan falsamente idealizado por algunos y la grandeza de la nación que nos conformó: España (no por nada se la llama La Madre Patria), sin negar sus errores pero rechazando enérgicamente la Leyenda Negra, compuesta de verdades a medias o fuera de contexto, tal es la tarea que nos toca, conscientes de que hablamos y pensamos en español y de que pese al peculiar sincretismo que nos distingue pertenecemos al Occidente Latino, opuesto necesariamente al Occidente Sajón.


Bandera de la Hispanidad
__________
*Nombre dado a Inglaterra.

 

2 comentarios:

  1. Chapeau. Me gusta su pluma y su sentimiento hispano. México se basa en dos grandes PATAS, la europea y española y por supuesto la parte americana e indígena. LAS DOS hacen de México su FORTALEZA; pero curiosamente se empeñan en tirar a la cuneta la parte española, craso error, de ahí que muchos anden como pollo sin cabeza. Trataré de seguirle. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, saludos. Lamento la tardanza en responder (soy padre... primerizo y en eso ando; prometo actualizar pronto este sitio).

      En efecto, absurdamente en México la cultura oficial pretende negar (o cuando menos minimizar) nuestra fuerte herencia ibérica.

      Eliminar

Seguidores